El Barça honora a sus 170.000 peñistas con un libro

A primera hora de la mañana en el gimnasio, una persona me cuenta que 100 barcelonistas del mundo inmobiliario en España están a punto de crear una peña. Es fantástico ver que el fenómeno no para de crecer. A 31 de diciembre de 2020, el Barça contaba con 1271 peñas repartidas por todo el planeta. Al mediodía, anticipándose a Sant Jordi, me regalan el libro de lujo que ha editado el Barça en motivo de los 100 años de movimiento peñístico. Es un volumen imprescindible, por sus fotos y por su historia, para todo el que vibre con el aspecto social del Club.



Manuel Tomàs, el riguroso documentalista del Barça, cuenta como en julio de 1919 se oficializó la primera Penya Barcelonista –llamada así, a secas- para montar un baile de San Jaime en el campo de la calle Industria. Es decir, las peñas empezaron como una fiesta y, siempre más, su razón de ser ha superado el hecho de querer animar al equipo. “Una peña, cuya traducción literal es cuadrilla de amigos, entronca directamente con los orígenes del Futbol Club Barcelona”, cuando también Gamper y un grupo de camaradas se organizaron por su afición al deporte. Con la guerra civil, sólo quedó una peña. Hasta 1944 no se creó la Penya Solera, la primera en postguerra. Y hasta hoy siendo embajadores del Barça a las duras y a las maduras. Merecían este gran libro de referencia.