La Confederació Mundial de Penyes, fuera del Camp Nou

La Confederació Mundial de Penyes del FC Barcelona ha emitido un comunicado en el que ha anunciado el traslado de su sede después de que, según asegura el texto, fuese vetado el acceso a las instalciones del club de sus empleados. El FC Barcelona anunció hace algunas semanas que rompía, de forma unilateral, su relación con la Confederació Mundial, que a partir de ahora operará en la que era hasta ahora la sede de la Federació de Penyes de Barcelonès Est, en un local cedido por la propia Confederació.





Este es el comunicado íntegro de la Confederació Mundial:

“El pasado jueves, 12 de agosto, la Confederació Mundial de Penyes vio cómo el personal del FC Barcelona impedía la entrada de sus trabajadores en las oficinas del Club, desde las que ha estado operando desde su creación, en 2015. Este nuevo y triste capítulo de desacreditación hacia el órgano representante del movimiento de Penyes, tal como recogen los Estatutos del FC Barcelona, deriva de la decisión de la Junta Directiva del FC Barcelona de rescindir de forma unilateral el Convenio de colaboración presente entre ambas entidades. De nuevo, la Junta hace caso omiso a la voluntad de diálogo y acuerdo que reitera, mantiene y mantendrá la Confederació ante este conflicto. En el mismo sentido, la Confederació considera, tal como hizo saber por escrito al Club, que el Convenio que el Club considera rescindido es del todo vigente.



Por otra parte, la Confederació ve con gran preocupación cómo este episodio, sumado al progresivo desmantelamiento del personal del Club adscrito a Penyes, pone de manifiesto el empobrecimiento del servicio que el FC Barcelona ofrecerá a las peñas a partir de ahora. La Junta Directiva ha materializado su intención de poner fin a todos los proyectos y áreas que la Confederació había orientado al servicio a las peñas, incluso dejando vacía la recepción de la Oficina d’Atenció al Penyista (OAP). Es un trato impropio e inmerecido para un colectivo que aglutina 170.000 barcelonistas en todo el mundo.



Después de este hecho, la Confederació Mundial de Penyes operará desde la nueva sede situada en la calle Ramon Albó 7-13 de Barcelona, compartiendo espacio con la Federació del Barcelonès Est, con quien tenía un acuerdo de cesión. Desde allí, la entidad, reforzada por el gran trabajo de sus 30 Federaciones territoriales, tiene el convencimiento de seguir adelante con su tarea. Una de las primeras muestras de ello será la constitución, el próximo 29 de agosto, del nuevo Consell de Penyes, que emana del proceso electoral finalizado el pasado mes de julio, así como las diferentes comisiones de trabajo. También se elegirá el presidente de la Confederació Mundial de Penyes. Unos procesos que subrayan los valores democráticos y de representatividad de todos sus miembros que definen a la entidad”.